El 25N es un momento para dar un mensaje potente que despierte a nuestra sociedad

El 25 de noviembre las instituciones, asociaciones y grupos de mujeres y feministas, nos convocan, para DENUNCIAR las violencias machistas. Este es un momento para de forma común, dar un mensaje potente que despierte a nuestra sociedad, que permita tomar conciencia sobre la necesidad de trabajar para erradicar la lacra de las violencias machistas.

En lo que va de año se han contabilizado 91 feminicidios. Desde el año 1995, 1.395 han sido asesinadas por el terrorismo machista.

Las violencias machistas son un grave problema, no solo para las mujeres y sus hijos e hijas, sino también para la sociedad en su conjunto y para el logro de la igualdad, el desarrollo la paz (Naciones Unidas 1986). Y por ello debemos enfrentarlo conjuntamente: es un asunto de todas y todos.

El respeto a los derechos humanos es una condición esencial para el desarrollo de nuestro país y, por ello, es obligación del Estado proteger y garantizar los derechos de las mujeres y de sus hijos e hijas. Sin embargo en los últimos tiempos las políticas públicas en materia de igualdad en general, y contra la violencia machista en particular, se han visto seriamente amenazadas por los recortes presupuestarios. Hemos asistido a un progresivo desmantelamiento de las políticas de igualdad, incidiendo directamente en los derechos humanos de las mujeres y por tanto en nuestro sistema democrático.

Puesto que el problema social de la violencia de la violencia contra las mujeres presenta múltiples dimensiones, además de contextualizarlo en una visión estructural exige una respuesta global. No es suficiente con actuaciones dirigidas a erradicar las discriminaciones más evidentes, sino que deben integrarse armónicamente dos grandes áreas de actuación: la prevención y la atención institucional.

Por ello, avanzar hacia la igualdad es la mejor forma de prevenir y atajar la violencia de género. Es necesario desarrollar y aplicar el Convenio de Estambul, así como el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW, y consolidar la aplicación de la Ley Foral 14/2015 para que estén reflejadas todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

Y en esto, es necesaria la implicación de los medios de comunicación.

Tere Saez / Miembro de Comfin, Andrea y Lunes Lilas
Anuncios